El Instituto Profesional IPG surge como un renovado y potenciado proyecto en el ámbito de la Educación Técnico Profesional de nuestro país y con el respaldo de un equipo de directivos y académicos de vasta experiencia en el ámbito de educación superior, quienes tienen un especial interés en contribuir al desarrollo de la Educación Técnico Profesional, dado que ésta se ha definido como una Prioridad País para los próximos años.

El sello formativo Institucional está claramente establecido en la Misión y se vincula con la responsabilidad social. El Instituto Profesional IPG asume el compromiso de preparar profesionales y técnicos competentes, dotados de espíritu emprendedor, que actúen participativamente en relación a la actividad productiva y, al mismo tiempo, buscan soluciones a los problemas que aquejan a su comunidad. La formación que apunta al logro del perfil sello se vehicula a través de cursos formales y de actividades prácticas tales como ferias, encuentros, visitas. Las actividades prácticas son programadas y desarrolladas por los propios alumnos(as) con apoyo de facilitadores. En ese orden las líneas principales son:

Sobre el Ser y el Hacer Profesional y Técnico:

Implica asumirse como persona y futuro profesional, hacerse responsable de sí mismo, reconocer sus debilidades y fortalezas superando las primeras y potenciando las últimas, en vista a desarrollarse como persona en relación y colaboración con los demás. Se interesa por profundizar en el conocimiento de su área, comprensión de los principios y técnicas que rigen el trabajo propio y el desarrollo de capacidades laborales generales.

Ética Personal y Profesional:

Aporta capacidad de discernimiento para que los estudiantes aprecien e internalicen los valores y las virtudes deseables en el ser humano y la sociedad. Lo anterior hace necesario instituir un ambiente educativo apropiado para la vivencia de los valores fundamentales. De esa manera esperamos que nuestros estudiantes los tengan presente al momento de tomar decisiones que impacten en su medio laboral y/o afecten a las otras personas que comparten con él (o ella) ese ámbito. La actitud ética permite asumir que el otro es un semejante al cual hay que considerar, respetar y promover; y a partir de esa convicción se generarán acciones que contribuirán a configurar una sociedad más humana, centrada en el uso responsable de la libertad. Todo ello para alcanzar una mejor calidad de vida individual y colectiva.

Capacidad de Emprendimiento:

Implica la conciencia que, para cada persona, es importante buscar los medios adecuados para abrir nuevos caminos que contribuyan a la mejora de su situación laboral y personal. Ello supone ser generosos en cuanto a invitar a nuestros consocios a participar en proyectos interesantes de carácter social, político, económico y cultural, generando alternativas de empleo y trabajo, para sí mismo y para otros; junto con mejores condiciones de vida social.

Capacidad de Liderazgo:

Propicia que los futuros profesionales egresados del IPG se constituyan en agentes de cambios favorables al desarrollo humano y al progreso social, económico y cultural, comprometiéndose a ser un activo participante de la promoción social y la generación de un mundo más amigable. Implica ejercer la tolerancia y desarrollar una capacidad reflexiva y crítica ante el proceso de cambio del mundo contemporáneo.

Énfasis en los aprendizajes a lo largo de la vida: atendiendo a lo señalado en los puntos anteriores el Instituto Profesional IPG amplía su oferta académica y releva la importancia de la formación continua.